Recibe todas las novedades en tu mail

Todos los cuentos de García Márquez, reunidos en un volumen

Un total de 41 relatos del  Premio Nobel de Literatura Gabriel Garc�a M�rquez acaban de ser  reunidos por el sello Random House Mondadori en un �nico volumen  que por primera vez recorre la trayectoria cuent�stica del autor de  \

Un total de 41 relatos del Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez acaban de ser reunidos por el sello Random House Mondadori en un único volumen que por primera vez recorre la trayectoria cuentística del autor de "Cien años de soledad".

El lector encontrará los relatos tempranos del escritor recogidos bajo el título "Ojos de perro azul", donde se incluye "Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo", célebre texto que puso los cimientos del gigantesco edificio, tan imaginario como real, de lo que acabaría siendo el espacio literario más emblemático de la literatura latinoamericana: Macondo.

Con este territorio imaginario se inauguraron los años del realismo mágico y de los personajes inmersos en el mundo denso y frutal del Caribe americano.

De esta etapa, plena madurez del autor, son sus siguientes libros de cuentos: "Los funerales de la Mamá Grande", donde se narran las fastuosas exequias de la auténtica soberana de Macondo, y "La increíble y triste historia de la cándida Eréndira y de su abuela desalmada", según informa Europa Press.

Los relatos más recientes, los de "Doce cuentos peregrinos", trasladan el escenario a la vieja Europa para hablar de la suerte de los latinoamericanos emigrados, de su melancolía y su tenacidad.
Fuente :  http://www.diariohoy.net

**Visita: http://bohemiaylibre.blogspot.com

Ajedrez y Borges: Odín [Cuento. Jorge Luis Borges y Delia Ingeniero...

Ajedrez y Borges: Odín [Cuento. Jorge Luis Borges y Delia Ingeniero...: Se refiere que a la corte de Olaf Tryggvason, que se había convertido a la nueva fe, llegó una noche un hombre viejo, envuelto en una capa ...

**Visita:http://bohemiaylibre.blogspot.com

Odín [Cuento. Jorge Luis Borges y Delia Ingenieros


Se refiere que a la corte de Olaf Tryggvason, que se había convertido a la nueva fe, llegó una noche un hombre viejo, envuelto en una capa oscura y con el ala del sombrero sobre los ojos. El rey le preguntó si sabía hacer algo, el forastero contestó que sabía tocar el arpa y contar cuentos. Tocó en el arpa aires antiguos, habló de Gudrun y de Gunnar y, finalmente, refirió el nacimiento de Odín. Dijo que tres parcas vinieron, que las dos primeras le prometieron grandes felicidades y que la tercera dijo, colérica:

-El niño no vivirá más que la vela que está ardiendo a su lado.

Entonces los padres apagaron la vela para que Odín no muriera. Olaf Tryggvason descreyó de la historia, el forastero repitió que era cierto, sacó la vela y la encendió. Mientras la miraban arder, el hombre dijo que era tarde y que tenía que irse. Cuando la vela se hubo consumido, lo buscaron. A unos pasos de la casa del rey, Odín había muerto.


**Visita: http://bohemiaylibre.blogspot.com

Los escritos de Olga Isabel Román: DESTELLOS : Te amo todo

Los escritos de Olga Isabel Román: DESTELLOS : Te amo todo: Algún día entenderás con plenitud cuando te digo "te amo todo" .Todo es todo. Sin reticencias,sin mezquinarte nada. Tienes de mí todo lo qu...

**Visita:http://bohemiaylibre.blogspot.com

Más concursos literarios - Información provista por Letralia

II Concurso Nacional de Ensayo Andrés Bello, nuestro desconocido (Venezuela)
2 de noviembre de 2012
Mayor información:
Telfs.: (0212) 562 55 84 • 562 73 00 •
Web: http://www.casabello.gob.ve
---
XII Premio Internacional de Relato Corto “Encarna León”
25 de noviembre de 2012
Mayor información:
Telf.: 952 68 66 09 •
E-mail: encarnaleon@telefonica.net
Web: http://perso.wanadoo.es/encarnaleon
---
III Concurso Nacional de Narrativa para Liceístas 2012 (Venezuela)
2 de noviembre de 2012
Mayor información:
Telfs.: (0212) 562 55 84 • 562 73 00 •
Web: http://www.casabello.gob.ve
---
Certamen Internacional de Literatura y Artes Montañeras Cuentamontes
10 de septiembre de 2012
Mayor información:
Telfs.: 625531181 • 627080859
E-mail: mochila@dahellos.com
Web: www.cuentamontes.com
---
XI Certamen Nacional de Novela
para Jóvenes Escritores
“Valentín García Yebra” 2012
31 de diciembre de 2012
Mayor información:
Telf.: 654734883 • Fax: 949215576 •
E-mail: fundacionsiglofuturo@fundacionsiglofuturo.org
Web: www.fundacionsiglofuturo.org
---
**Visita: http://bohemiaylibre.blogspot.com

16 consejos.Jorge Luis Borges



En literatura es preciso evitar:

1. Las interpretaciones demasiado inconformistas de obras o de personajes famosos. Por ejemplo, describir la misoginia de Don Juan, etc.

2. Las parejas de personajes groseramente disímiles o contradictorios, como por ejemplo Don Quijote y Sancho Panza, Sherlock Holmes y Watson.

3. La costumbre de caracterizar a los personajes por sus manías, como hace, por ejemplo, Dickens.

4. En el desarrollo de la trama, el recurso a juegos extravagantes con el tiempo o con el espacio, como hacen Faulkner, Borges y Bioy Casares.

5. En las poesías, situaciones o personajes con los que pueda identificarse el lector.

6. Los personajes susceptibles de convertirse en mitos.

7. Las frases, las escenas intencionadamente ligadas a determinado lugar o a determinada época; o sea, el ambiente local.

8. La enumeración caótica.

9. Las metáforas en general, y en particular las metáforas visuales. Más concretamente aún, las metáforas agrícolas, navales o bancarias. Ejemplo absolutamente desaconsejable: Proust.

10. El antropomorfismo.

11. La confección de novelas cuya trama argumental recuerde la de otro libro. Por ejemplo, elUlysses de Joyce y la Odisea de Homero.

12. Escribir libros que parezcan menús, álbumes, itinerarios o conciertos.

13. Todo aquello que pueda ser ilustrado. Todo lo que pueda sugerir la idea de ser convertido en una película.

14. En los ensayos críticos, toda referencia histórica o biográfica. Evitar siempre las alusiones a la personalidad o a la vida privada de los autores estudiados. Sobre todo, evitar el psicoanálisis.

15. Las escenas domésticas en las novelas policíacas; las escenas dramáticas en los diálogos filosóficos. Y, en fin:

16. Evitar la vanidad, la modestia, la pederastia, la ausencia de pederastia, el suicidio.

FIN

* Adolfo Bioy Casares, en un numero especial de la revista francesa L’Herne, cuenta que, hace treinta años, Borges, él mismo y Silvina Ocampo proyectaron escribir a seis manos un relato ambientando en Francia y cuyo protagonista hubiera sido un joven escritor de provincias. El relato nunca fue escrito, pero de aquel esbozo ha quedado algo que pertenece al propio Borges: una irónica lista de dieciséis consejos acerca de lo que un escritor no debe poner nunca en sus libros.
Fuente: http://www.ciudadseva.com

Diálogo sobre un diálogo .Cuento. Texto completo]

A- Distraídos en razonar la inmortalidad, habíamos dejado que anocheciera sin encender la lámpara. No nos veíamos las caras. Con una indiferencia y una dulzura más convincentes que el fervor, la voz de Macedonio Fernández repetía que el alma es inmortal. Me aseguraba que la muerte del cuerpo es del todo insignificante y que morirse tiene que ser el hecho más nulo que puede sucederle a un hombre. Yo jugaba con la navaja de Macedonio; la abría y la cerraba. Un acordeón vecino despachaba infinitamente la Cumparsita, esa pamplina consternada que les gusta a muchas personas, porque les mintieron que es vieja... Yo le propuse a Macedonio que nos suicidáramos, para discutir sin estorbo.

Z (burlón)- Pero sospecho que al final no se resolvieron

A (ya en plena mística)- Francamente no recuerdo si esa noche nos suicidamos.
Fuente: http://www.ciudadseva.com

La invención de Morel





“El amor -en Bioy Casares- es una percepción privilegiada, la más total y lúcida, no sólo de la irrealidad del mundo, sino de la nuestra”.



-Octavio Paz-



La invención de Morel, es la obra más famosa del escritor argentino Adolfo Bioy Casares (Buenos Aires, 1914-1999) su profundidad y sutil complejidad, han convertido a esta breve novela (consta de 130 páginas en versión bolsillo) en una poderosa e indispensable pieza narrativa en nuestro idioma. La invención de Morel significa mucho, simboliza mucho: la inmortalidad, la transmutación del alma, la búsqueda incansable del genio por construir el invento perfecto que dote de vida eterna a todo aquello que deseamos nunca perezca. Pero también es homenaje; quizá el más punzante, es el que el autor hizo al clásico de H.G. Wells “La isla del Doctor Moreau”, -no sólo en clara referencia al título-, también lo hace gustoso al género de la ciencia ficción (en el que Bioy siempre navegó con clase y soltura). Mucho se ha especulado que gran parte del reconocimiento a Bioy Casares, se debe a la estrechísima amistad que sostuvo con Jorge Luis Borges durante más de 30 años, pero todo aquel que se haya sumergido en su obra, sabrá valorar con justa dimensión el virtuosismo de la prosa del autor.







La historia parece simple. El delirio, la fuga, y una isla maldita, se aderezan con una improbable historia de amor. Todo lo que el lector descubrirá dentro de las páginas de esta novela, lo hará mediante los delirantes apuntes del personaje principal, a su diario. El diálogo consigo mismo resulta tan intimista –como toda relación estrecha entre un sujeto y su historia contada en primera persona– que en ningún momento nos damos por presentados. Desconoceremos hasta la última página su propio nombre. Nos enteramos pronto, que el de la voz es un escritor prófugo, porque se confiesa ante nuestros ojos; y un muy atípico náufrago..atípico, por una sencilla razón: el naufragio y confinamiento en la isla fueron su elección absoluta. El náufrago asume con estoicismo su aislamiento porque él mismo lo diseñó así. cepta las desventuras, hambre e infames condiciones que padece en la isla desierta, porque es la prisión que decidió habitar. Desconocemos el crimen que alega no haber cometido. Creer su inocencia es responsabilidad entera del lector.





El prólogo –autoría de Jorge Luis Borges- nos prepara de alguna manera, para estar atentos, -pero sobre todo- a conmovernos con una extraordinaria historia y su vuelta de tuerca: “Las ficciones de índole policial -otro género típico de este siglo que no puede inventar argumentos­ refieren hechos misteriosos que luego justifica e ilustra un hecho razonable; Adolfo Bioy Casares, en estas páginas despliega una Odisea de prodigios que no parecen admitir otra clave que la alucinación o que el símbolo, y plenamente los descifra mediante un solo postulado fantástico pero no sobrenatural. El temor de incurrir en prematuras o parciales revelaciones me prohíbe el examen del argumento y de las muchas delicadas sabidurías de la ejecución. Básteme declarar que Bioy renueva literariamente un concepto que San Agustín y Orígenes refutaron, que Louis Auguste Blanqui razonó y que dijo con música memorable Dante Gabriel Rossetti:



“ I have been here before,



But when or how I cannot tell:

I know the grass beyond the door,

The sweet keen smell,

The sighing sound, the lights around the shore…”









Cuando Borges habla de sabiduría en manejo de alegorías fantásticas, no lo hace gratuitamente. Un caótico timing onírico se abre paso entre la salvaje flora de la isla, transportándonos –acaso atemporalmente- a una intrincada aventura científica.



La Isla maldita y Lost!







La Isla que el naufrago consideraba desierta, parece no serlo más (quizá, nunca lo estuvo, este es el primer misterio que debemos resolver en silenciosa complicidad lectora). Morel es un científico adelantado a su época –Bioy se esfuerza por ubicar el tiempo en los años treintas-, cuyas invenciones estriban en legar al mundo tecnología experimental que le permita obtener –gracias a un anónimo camarada del futuro emergente- la continuidad de su proyecto personal: la inmortalidad. Construye un mundo y lo protege engañando a otro. La presencia de Faustine emerge como poderosa viñeta con su hermoso perfil que mira obsesivamente el atardecer desde el acantilado. Finalmente, la invención reconcilia a los amantes rivales (prófugo y científico) para inspirarlos a unir los cables del prodigio de la eternidad.



La invención de Morel es una trampa surreal construida a base de mecanismos complejos meticulosamente detallados por un autor apasionado por la ciencia, que distribuyó pacientemente pistas ambiguas, redes intangibles, mudos espejos y secretos reflejantes. Usó con ingenio el recurso cinematográfico del flashback, el de los finales que abrazan los inicios, el de caracteres monocromáticos danzantes. Cuando el escritor argentino decidió tomar la ruta del homenaje a la obra maestra de Wells, probablemente nunca imaginó regalarle a nuestra generación un notabilísimo objeto de culto. Su guiño a Moreau es el mismo guiño usado porJeffrey Lieber, J.J. Abrams y Damon Lindelof (los creadores de la exitosa producción televisiva Lost!, serie considerada el homenaje más famoso a la novela), la diferencia, es que esta última se quedó muy corta ante el efecto contundente de la pieza literaria.







Porque aunque el lector tenga revelado el misterio en las últimas páginas, las cinco líneas finales de la novela consiguen lo que jamás hizo la serie norteamericana en seis temporadas, 121 capítulos y carretadas obscenas de dólares: conmover poderosamente al lector que ya nada espera. El desconsuelo y la melancolía rampantes al ocaso del libro, son compensadas por el talento fantástico de una pluma que zurce todas las costuras roídas y teje con pulcritud cualquier hilo deshilvanado de la historia en un final exquisito, tan rotundo como entrañable.

Octavio Paz hizo el siguiente apunte elogioso a La invención de Morel: “puede ser descrita, sin exagerar, como una novela perfecta”, Jorge Luis Borges hizo lo propio retomando a Paz al final del ya citado prólogo: “En español, son infrecuentes y aún rarísimas las obras de imaginación razonada. Los clásicos ejercieron la alegoría, las exageraciones de la sátira y, alguna vez, la mera incoherencia verbal; de fechas recientes no recuerdo sino algún cuento de Las fuerzas extrañas y alguno de Santiago Dabove: olvidado con injusticia. La invención de Morel (cuyo título alude filialmente a otro inventor isleño, a Moreau) traslada a nuestras tierras y a nuestro idioma un género nuevo. He discutido con su autor los pormenores de su trama, la he releído; no me parece una imprecisión o una hipérbole calificarla de perfecta”



Los invito a naufragar en el mundo de Bioy Casares. Si no lo han hecho antes, visiten su célebre isla. Miren con atención al cielo y descubran sus dos soles, sus dos lunas, les aseguro que también se aficionarán a sus ponientes menguantes, a sus crepúsculos sin dulzura. La visita no es larga, podrán descubrirla en siete días. No teman, no existe peligro de contagio. Somos inmunes a esa extraña enfermedad que se adquiere en sus entrañas, que carcome las propias. Uno nunca sabe quién de nosotros conozca la combinación que el trágico héroe espera entre espejos y que necesita para abrir el portal diseñado por Morel para los tiempos venideros, para el futuro. El que ya nos alcanzó.





En el cuarto capítulo de la cuarta temporada, se observa a James "Sawer" Ford, leyendo la novela de Bioy Casares.



América Pacheco.

Daniel Anibal Galatro (escritor): NEGRA SANGRE

Porque muchos hemos aprendido hace años a tener un corazón petrolero, este poema que escribí años atrás pero que hoy quizá ha recobrado
un sentido que creíamos había perdido.
Para la "familia petrolera" que nunca dejó de palpitar esos latidos que sembró Mosconi y muchos otros cultivaron e hicieron fructificar.


Daniel Anibal Galatro (escritor): NEGRA SANGRE